Vida de San Pedro Crisólogo

El 30 de julio, la Iglesia católica celebra a San Pedro Crisólogo, obispo italiano del siglo V conocido por dar testimonio valiente de la plena humanidad y divinidad de Cristo durante un período de confusión doctrinal en la Iglesia.

El título del santo, Crisólogo, significa «discurso de oro» en griego. Nombrado Doctor de la Iglesia en 1729, es distinguido como el «Doctor de las Homilías» por las reflexiones concisas pero teológicamente ricas que pronunció durante su tiempo como Obispo de Rávena.

Procura siempre rezar cada noche con la Oración a San Cipriano https://oracionesasantos.review/oracion-a-san-cipriano/

Sus obras sobrevivientes ofrecen un testimonio elocuente de las creencias tradicionales de la Iglesia sobre la virginidad perpetua de María, el valor penitencial de la Cuaresma, la presencia eucarística de Cristo y el primado de San Pedro y sus sucesores en la Iglesia.

Se conocen pocos detalles de la biografía de San Pedro Crisólogo. Nació en la ciudad italiana de Imola a finales del siglo IV o principios del V, pero las fuentes difieren en cuanto a si esto ocurrió alrededor de 380 o tan tarde como en 406.

Después de su estudio de teología, Pedro fue ordenado diácono por el obispo local de Imola, Cornelio, a quien admiraba mucho y consideraba su padre espiritual. Cornelio no sólo ordenó a Pedro, sino que le enseñó el valor de la humildad y la abnegación.

Las lecciones de su mentor inspiraron a Pedro a vivir como monje durante muchos años, abrazando un estilo de vida de ascetismo, simplicidad y oración. Su sencilla vida monástica llegó a su fin, sin embargo, después de la muerte del arzobispo Juan de Ravena en el año 430.

Vida de San Pedro Crisólogo para niños

Después de la muerte de Juan, el clero y el pueblo de Ravena eligieron a un sucesor y pidieron a Cornelio, aún Obispo de Imola, que viajara a Roma y obtuviera la aprobación papal para el candidato. Cornelio trajo a Pedro, entonces todavía diácono, junto con él en la visita al Papa Sixto III.

La tradición cuenta que el Papa había experimentado una visión de Dios la noche anterior a la reunión, ordenándole que anulara la elección de Ravena de un nuevo arzobispo. El Papa declaró que Pedro, en cambio, debía ser ordenado como sucesor de Juan.

Vida de San Pedro Crisólogo en resumen

En Rávena, Pedro fue recibido calurosamente por el emperador romano de Occidente Valentín III y por su madre Galla Placidia. Se dice que ella le dio el título de «Crisólogo» por su habilidad para predicar.

Sin embargo, en toda la arquidiócesis se encontró con los restos del paganismo, junto con varios abusos y distorsiones de la fe católica. Pedro ejerció el celo y el cuidado pastoral para frenar los abusos y evangelizar a los no cristianos durante su liderazgo de la Iglesia en Ravena.

Una de las mayores herejías de su época, el monofisismo, sostenía que Cristo no poseía una naturaleza humana distinta en unión con su naturaleza divina eterna. Pedro se esforzó por impedir la propagación hacia el oeste de este error, promovido desde Constantinopla por el monje Eutiches.

Vida de San Pedro Crisólogo en PDF

El arzobispo de Rávena también hizo mejoras en la catedral de la ciudad y construyó varias iglesias nuevas. Hacia el final de su vida dirigió una importante carta a Eutiques, subrayando la autoridad del Papa en la controversia monofísica.

Habiendo regresado a Imola en anticipación a su muerte, San Pedro Crisólogo murió en el año 450, un año antes de la condena oficial del monofisismo por parte de la Iglesia. Se le atribuye la autoría de unas 176 homilías, que contribuyeron a su posterior proclamación como Doctor de la Iglesia.

Deja un comentario