Los robots despedirán a 800 millones de trabajadores en 2030

Los robots nos robarán el trabajo: a menudo escuchamos esta frase repetida, todas las cosas consideradas no muy lejos de la realidad y de lo que el futuro nos puede aguantar. Un estudio realizado por McKinsey & Co. demostró que para 2030 el empleo de robots en los procesos industriales de fabricación y automatización en general provocará la pérdida de 800 millones de puestos de trabajo en todo el mundo, lo que equivale a una quinta parte de la mano de obra actual.

El estudio abarcó 46 países y analizó 800 tipos diferentes de ocupaciones. Los datos -hay poco que decir- son bastante preocupantes, y están destinados a revolucionar la sociedad no sólo de los países emergentes, sino también de los industrializados, Italia incluida. De acuerdo con lo que ha surgido, el impacto de la robotización se dejará sentir especialmente en determinados sectores y tipos de tareas, desde operadores de maquinaria, operadores de comida rápida hasta los que realizan tareas administrativas.

Si el escenario pintado por McKinsey & Co. correspondiera -incluso parcialmente- a la verdad, para 2030 el impacto social de la robotización sería devastador para una gran parte de la población mundial. Una esperanza sigue ahí, y la de la creación de nuevos puestos de trabajo o la recuperación de los “esnobis” en los últimos años: según el estudio, las posiciones del futuro se centrarán en la asistencia sanitaria de los mayores y… en la jardinería. En resumen, la solución es volver a entrar en acción especializándose en trabajos que ni siquiera los famosos robots del 2030 podrán quitarnos.

Deja un comentario